Skip to content

3 abr, 2012

El pasado domingo 1 de abril, todos los cristianos conmemoramos la entrada de Jesús en Jerusalén con el Domingo de Ramos, dando inicio así a la Semana Santa.

Donde el ayuno y la abstinencia marcaban la tradición del viernes de Cuaresma y el Miércoles de Ceniza , hoy hablamos de “Gastronomía” de Semana Santa en un período caracterizado durante dos mil años por la abstinencia de ciertos manjares gastronómicos.

Y es que si algo nos use a todos nosotros hoy en día son las costumbres culinarias de éstos días, muy diferentes de unas regiones a otras. Cabe destacar que lo habitual entre los católicos practicantes es no comer carne los Viernes de Cuaresma y algún que otro día de Semana Santa, es por ello quizá, que los platos centrados en el pescado se hayan convertido en los reyes de éstos días.

En el norte de España es muy común servir “las sopas de ajo”, con sus trozos de pan duro en agua y con grandes cantidades de pimentón que hace recordar la carne, típico de la Semana Santa en Zamora.

El bacalao se puede decir que es el pescado protagonista estos días, tiene su preparación en multitud de platos típicos como los buñuelos, croquetas ,tortillitas… el pescado en salazón, como puede ser la mojama, las diferentes huevas, el bonito o el bacalao, casi siempre forman parte obligatoria del menú de Semana Santa.

En el terreno de los dulces, las torrijas, sin duda son las protagonistas estos días, elaboradas con pan y cuyas recetas difieren bastante de un lugar a otro, e incluso entre cocineros. En Cataluña son muy famosas las monas de Pascua y aquí en la Comunidad Valenciana solemos comer las monas, toñas o lagartos acompañados de sus huevos duros con longaniza seca.

Tags: , , , , ,

Comment Feed

No Responses (yet)



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.